En abril de 2003 se dió por concluido el Proyecto Genoma Humano. Trece intensos y largos años de investigación y estudio daban como resultado el mapa completo del código genético, un hallazgo sin precedentes que abría las puertas hacia una investigación médica más eficaz y específica. Pero además de un beneficio para la ciencia, la medicina y la salud, la secuenciación del genoma humano ha supuesto un antes y un después en el mundo de la investigación privada, policial o forense. Tan sólo analizando una muestra de cabello o una colilla hallada en el lugar del suceso podemos obtener muchos y muy valiosos datos cruciales para la resolución de un episodio criminal. En la actualidad, han proliferado notablemente los laboratorios privados que ofrecen todo tipo de pruebas genéticas para dar respuesta a cuestiones de paternidad, linaje, predisposición ante ciertas enfermedades de carácter hereditario... Les presentamos este interesante documental que analiza detalladamente dónde están los límites éticos de la utilización del ADN humano y si realmente nuestro derecho a la intimidad puede llegar a estar en peligro.

[Sólo los usuarios registrados pueden ver los enlaces. ]