En el extremo meridional de las llanuras del Serengeti, al norte de Tanzania, se extiende un territorio dominado por las majestuosas copas de las acacias parasol: los bosques de Ndutu, el jardín secreto de África. Las pequeñas hojas de las acacias trabajan durante todo el año para transformar en crecimiento la energía del sol tropical. Estas hojas son tan valiosas que, para defenderlas, las ramas se han armado con un poderoso ejército de espinas. El país de las acacias no sólo ofrece alimento a la rica variedad de especies que viven en él, sino que también les proporciona un inapreciable refugio natural. Acompáñenos al interior de este mágico santuario y descubra las complejas relaciones de intercambio que los árboles y los animales han desarrollado para sobrevivir en el paraíso espinoso de África.

[Sólo los usuarios registrados pueden ver los enlaces. ]